Una partida de bebés dragones quema la sección de juguetes de El Corte Inglés

Uno de los juguetes más demandados las últimas Navidades fue un tierno bebé dragón que lanza llamas coloridas por sus fauces. Se llama “Fueguín” y hace honor a su nombre, enfadándose con frecuencia y haciendo pequeños fuegos a su alrededor que divierten al público infantil, al que no le importa ser chamuscado por tan entrañable criatura.

Este martes, viendo su menor demanda e interés, una partida de veinte de estos dragones bebés se juntó en la sección correspondiente de El Corte Inglés de Santander para reclamar mayor espacio para sus llamaradas. Al serles denegada la petición se dedicaron a quemar todo muñeco que veían a su paso, terminando por achicharrar y carbonizar toda la sección infantil.

Fue una aventura difícil de olvidar para los niños allí presentes que encantados del espectáculo querían comprar ya estos animalitos ardientes. La pelea entre niños, padres y dragones terminó con diecinueve de ellos (de los dragones) en el cercano Hospital de Valdecilla. El único bebé dragón que logró escapar fue encontrado en la sección de deportes, escondido en una sauna. Se le contrató para crear fácilmente vapor de agua a 90º.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria