Una tormenta paraliza Los Corrales de Buelna buscando pecadores “para que les parta un rayo” … y casi ocurre

Una tormenta paraliza Los Corrales de Buelna buscando pecadores “para que les parta un rayo” … y casi ocurre

Esta mañana una fuerte tormenta sobre el valle de Buelna (Cantabria) descargó varios rayos sobre su capital: Los Corrales. Uno de ellos visitó el cementerio, siendo el causante de multitud de daños en tejados y lápidas y una humareda en el lugar de caída del rayo. Los vigilantes del recinto piensan que es un aviso celestial: “Somos un pueblo de pecadores y están buscando al más impenitente para que le parta un rayo”.

El servicio meteorológico regional refuerza esta teoría: “Los rayos van buscando siempre la parte negativa de lo que les rodea”. Los organizadores de las guerras cántabras echan la culpa a los romanos: “Esto ha sido cosa de ellos con sus dioses. No nos pueden ni ver a los cántabros y han puesto a trabajar a Júpiter con sus rayos”.

Sea culpa de Júpiter o Marte la oposición busca otros destinatarios para los rayos: “Podían haber apuntado hacia el ayuntamiento y a la cabeza de ese alcalde que no nos deja gobernar a los más votados”. Nunca caen los rayos a gusto de todos.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)