El Vaticano manda un exorcista a Cantabria para paliar las catástrofes del demonio

El Vaticano manda un exorcista a Cantabria para paliar las catástrofes del demonio

Las intensas lluvias del otoño, las inundaciones de pueblos, ciudades y campos de la región, el derrumbe de plazas donde juegan los niños y otros desastres causados por el hombre han llevado a las autoridades religiosas a pedir la ayuda divina y la de su siervo en la Tierra: el papa Francisco. Este no ha dudado que todo lo que le cuentan es obra del Demonio o del Consejero de Obras Públicas.

Por ello ha mandado a Cantabria al presidente de la Asociación Internacional de Exorcistas, el padre Danielle Viamonte, experto en catástrofes y posesiones demoniacas: “El maligno está en todas partes. Si lo sé yo que desde que aterricé en Santander solo me dan cafés que parecen hechos por una máquina del infierno: repugnantes e inmundos”.

El padre Viamonte recorrerá todos los lugares con problemas e intentará hacer un exorcismo colectivo en el Parlamento de Cantabriapara que el diablo salga de esa casa de pecado y blasfemias”. La alcaldesa de Santander quiere que haga lo mismo en el Ayuntamiento, “que esto de pactar con alguien de apellido italiano es diabólico”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)