Un vecino de San Pedro del Romeral arremete contra los molinos de viento cercanos a su cabaña. “Si lo hizo Don Quijote, ¿por qué no yo?”

La proliferación de molinos de viento en los límites de los tres valles pasiegos con Burgos está haciendo estragos en el ganado de la zona y en el sueño de los vecinos de los pueblos cercanos. Uno de ellos, Avelino Duermo, natural de San Pedro del Romeral, ha arremetido el fin de semana pasado contra los aerogeneradores cercanos a su cabaña con el palo pasiego en ristre y a lomos de Revuelta, su vaca preferida.

La estampa fue presenciada por varios convecinos conocedores de su pasión por el libro “Don Quijote” y sus ganas de derribar a palos gigantes con enormes brazos que no dejan pastar tranquilo a nadie, tampoco a su ganado. El valeroso pasiego asestó toda clase de golpes a esas moles metálicas dejando algunas fuera de uso y otras con abolladuras importantes. Satisfecho de su hazaña declaró que “está noche duermo tranquilo, sin ese constante ruido odioso de los rotores en mi cabeza”. Y vaticinó: “Mañana mis vacas van a dar más leche”.

 

Conocido el hecho por los alcaldes de la zona piensan crear una fábrica de palos antimolinos y nombrar a Avelino negociador futuro ante las empresas eléctricas. Este bravo vecino ya tiene frase negociadora: “Que pongan los molinos de viento al lado de El Soplao y no en medio del monte pasiego”. Todos los partidos de la región apoyan esta postura, no sea que en el futuro tengan que tratar con la vaca Revuelta y su dueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria