Un vuelo chárter procedente de Bélgica desembarca unos misteriosos peregrinos en el aeropuerto de Santander

La pasada noche de Halloween un avión de la compañía de chárter AirTortosa aterrizó en el aeropuerto de Santander procedente del aeropuerto belga de Brujas. De su interior desembarcaron unos misteriosos peregrinos vestidos de monjes franciscanos que, en principio, no desentonaron con su vestimenta con otros disfraces de pasajeros y familias con niños vampiros y monstruos varios.

Los extraños peregrinos preguntaron por señas por la Abadía de los Quesos, dirigiéndoles los encargados del restaurante del aeropuerto hacía la localidad de Cóbreces, famosa por los quesos elaborados por los monjes cistercienses.

Por otras señas distintas se pudo saber que los peregrinos iban vestidos de monjes para que no les reconocieran, dado que hasta hace cuatro días trabajaban para el Govern catalán. Su tarea consistía en hacer quesos independentistas y colarlos como quesos manchegos en los mercados internacionales para desprestigiar al Estado español, opresor y manchego. En vista del nulo éxito de su labor quieren aprender a hacer bien las cosas: “Para que no nos la vuelvan a dar con fortmage, perdón, con queso”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria